Marcar la diferencia

Hoy quiero compartir con vosotros un cuento con un bonito mensaje en él…

Había una vez un hombre que vivía en una pequeña casa al lado del mar. Todos los días, al amanecer, salía a pasear por la playa para disfrutar del contacto de sus pies en la arena, para disfrutar del paisaje, del horizonte…

Una de tantas mañanas salió a caminar y descubrió con tristeza que había miles de estrellas de mar varadas sobre la arena. Miró a lo lejos y comprendió la gravedad de la situación, pues sabía que las estrellas apenas viven unos minutos fuera del agua. Se quedó inmóvil, observando la situación con lágrimas en los ojos.

Comenzó a caminar por la arena, con cuidado de no pisarlas, pensando en la fugacidad de la vida, en la importancia de cada instante… cuando, de pronto, a lo lejos, distinguió una pequeña figura que se movía velozmente entre la arena y el agua.

Decidió acercarse para averiguar qué estaba ocurriendo, quién se movía de una forma tan extraña. Al aproximarse descubrió a un niño que no dejaba de correr de un lado a otro.

Se acercó a él y le preguntó qué estaba haciendo.

El niño se detuvo por un instante, cogió aire y le miró a los ojos.

-Estoy devolviendo las estrellas al mar para que no se mueran.

El señor sonrió amargamente:

-Sí, ya lo veo, ¿pero no te das cuenta de que tu esfuerzo no tiene mucho sentido? Hay miles y miles de estrellas en la arena, por muy rápido que vayas jamás podrás salvarlas… tu esfuerzo no tiene sentido.

El niño se agachó, cogió una pequeña estrella que estaba a sus pies, la lanzó con fuerza al mar y, mientras se alejaba a por otra, gritó: “Para ésta, sí que ha tenido sentido”

Podéis marcar una diferencia para muchas de las personas que os rodean, podéis devolver al mar a esas estrellas que tenéis cerca, estar ahí, escucharles, acompañarles, sentirles, sonreir, abrazarles, besarles, acariciarles, tenerles paciencia, ser amables, ser agradecidos, o simplemente darles los buenos días,…marcar una diferencia para ellos, hacer que se sientan mejor es posible…si se quiere. Es una simple cuestión de elegir una determinada actitud en un momento dado. Yo quiero, ¿y tú?